Google Chrome no da la talla

Consultoría y desarrollo Web, , , , , , , , , Sin comentarios

Díficil está para Google el hacerse un hueco entre los navegadores web. Lo más curiosos es que si Google se está gastando dinero en el diario El Mundo para promocionar su navegador Chrome, lanzado en septiembre de 2008 y con una escasa cuota de mercado del 8,50%, es que las cosas no van como esperaba.  No todo le podría ir bien al gigante estadounidense.

imagen para articulo Chema

Lo que está claro es que Internet Explorer sigue reinando en el sector de los navegadores, por mucho que las cifra empiecen a disminuir, tiene más de la mitad del mercado. Del año pasado a éste Explorer cayó 3 puntos (59,18%) y su competencia más directa Firefox disminuyó únicamente 2 puntos quedándose en (22,83%).

Con esta guerra de cifras, podemos concluir que, muy lentamente, el mercado se va estabilizando. Explorer debe empezar a preocuparse por su competencia e innovar en su próximo navegador Explorer 9 (aún en beta).  Google Chrome sigue creciendo pero de manera muy lenta y Firefox controla su posición.

estaditicas navegadores

También es cierto que noticias como las que hace unos días trastocan la imagen de Google Chrome . Chrome es considerado el navegador más vulnerable en seguridad de aplicaciones, con 76 vulnerabilidades reportadas. Así lo considera la empresa Bit9, Inc. que ha presentado su informe anual llamado  «Dirty Dozen« en el que Chrome ocupa el primer lugar.

Por el contrario cuando hablamos de buscadores,  Google sigue siendo el buscador más utilizado por los usuarios. Las cifras de ingresos hablan por sí mismas, en el tercer trimestre y parte del cuarto de 2010 Google ha ganado todo lo que ingreso en 2008. Lleva 20.881 millones, y continuando, no dudamos que sobrepasen los 23.000 millones del año pasado.

Lo que nos lleva a considerar que si Google está promocionando su navegador en periódicos online, algo más que en publicidad tendrá que invertir para poder ubicarlo a la altura de su competencia. No es suficiente vivir de las rentas del «buen nombre» de Google. El buscador Chrome se lo tiene que ganar, y vamos a ser sinceros, no van por buen camino.