Experiencia de usuario y contenido textual: cómo leen y cómo debemos redactar

Consultoría y desarrollo Web, , , Sin comentarios

Cuando se habla de experiencia de usuario solemos fijarnos mucho en que conceptos como la arquitectura de la información, usabilidad o accesibilidad queden muy patentes en el diseño o el desarrollo web. Sin embargo, en muchas ocasiones no se le dedica el suficiente cuidado a la faceta fundamental para conseguir que la experiencia final sea satisfactoria: la redacción del contenido textual.

El texto, como medio principal para la navegación por Internet,  es el encargado de dirigir la conversación que se produce entre el usuario y la web. Este diálogo ha de basarse siempre en proporcionar las respuestas adecuadas al internauta que, no lo olvidemos, siempre está en una página buscando algo, preguntando por una información. Nadie navega en la red a la deriva

Para proporcionar estas respuestas hemos de saber por tanto cómo leen los usuarios y cómo debemos nosotros mostrarles la información para que la encuentren fácilmente y la puedan asumir antes de que su atención recaiga y abandonen la tarea.  Aquí os dejamos unas cuantas claves fundamentales:
 

Experiencia de usuario y claves de lectura en la web

Experiencia usuario lectura contenido

Gráfica con la relación entre porcentaje de palabras leído en un texto (y) y la extensión del mismo (x) 

 

  • Un usuario tarda menos de 4 segundos en decidir si un texto es interesante o no- Sólo leen el 18% de las palabras
  • De un texto de 100 palabras, leerán el 50%. De uno de 300, el 30%.
  • Los títulos y textos destacados concentran su atención.
  • No leen detenidamente, escanean buscando palabras clave
  • Les atrae la escritura “visual”: el empleo de subtítulos, encabezados o listas favorece la comprensión y facilita la lectura
  • Dan valor al contenido de calidad (buenas imágenes, enlaces, ortografía…)
     

Experiencia de usuario y claves para la correcta redacción en la web

Redactar textos experiencia usuario

Ejemplos de redacción de contenido. El ejemplo que combina lectura escaneable y natural es el que mejor se va a leer.

 

  • Títulos cortos y con gran información
  • Lenguaje sencillo.
  • Una idea, un párrafo.
  • Lo más importante debe ir en los primeros párrafos. Jerarquizar de más a menos.
  • Segmentar el contenido en listas y despiezarlo en trozos para hacerlo más directo y legible.
  • Invitar al usuario a la acción mediante verbos y pronombres inclusivos